SPECIALISTERNE EN EL MUNDO

Red internacional de oficinas

Specialisterne Foundation

La Specialisterne Foundation es una fundación sin ánimo de lucro que tiene como objetivo crear empleo para un millón de personas con autismo/neurodivergentes a través del emprendimiento social, de la implicación del mundo empresarial y de un cambio global de mentalidad.

SPECIALISTERNE FOUNDATION

Día Internacional contra la homofobia, la lesbofobia y la transfobia

May 17, 2024

En ocasión del 𝐃𝐢́𝐚 𝐈𝐧𝐭𝐞𝐫𝐧𝐚𝐜𝐢𝐨𝐧𝐚𝐥 𝐜𝐨𝐧𝐭𝐫𝐚 𝐥𝐚 𝐇𝐨𝐦𝐨𝐟𝐨𝐛𝐢𝐚, 𝐥𝐚 𝐁𝐢𝐟𝐨𝐛𝐢𝐚 𝐲 𝐥𝐚 𝐓𝐫𝐚𝐧𝐬𝐟𝐨𝐛𝐢𝐚 (IDAHOT), publicamos una colección de testimonios que nos recuerdan la importancia de crear un ambiente inclusivo y respetuoso, donde cada persona pueda sentirse libre de ser ella misma, sin miedo a la discriminación o los prejuicios.

Escuchemos, aprendamos y apoyemos juntos la diversidad y la igualdad de derechos y oportunidades.

¡Gracias a todas las personas que han participado de esta iniciativa!

Thalia Taioli, Event planner, Specialisterne Italia

 

En Specialisterne pude utilizar mi nombre de elección sin proporcionar documentación. Mi privacidad nunca fue violada. Apoyar a quienes hacen ‘coming out’ brinda serenidad y apoyo emocional y social frente a leyes y culturas inadecuadas. Como persona trans, he sufrido ostracismo incluso por parte de quienes esperaba que me apoyaran, y sueño que esto no vuelva a ocurrirle a otras personas. La posibilidad de usar el nombre de elección es fundamental también para eliminar la patologización de los cuerpos transgénero y no conformes con el género.

Júlia, Responsable de tienda de Casa Batlló

Cuando mi novia y yo planeamos un viaje las dos solas , lo primero que tenemos que revisar es si el país o la gente de ese país es mayoritariamente homófoba, si existen leyes para defendernos o si, por el contrario, hay leyes penales o de muerte en contra de nosotras. También existe el caso de que haya leyes a favor pero la gente no sea del todo abierta y tengamos que ‘escondernos’ en público. Esto limita mucho nuestra libertad y, una vez en el país, siempre tenemos que ir con muchísimo cuidado.

Montse, Marketing y Comunicación en Specialisterne España

Siempre me he sentido discriminada por mi expresión de género (andrógina o más masculina, según la época). Algunos conocidos me han dicho que estaría mucho más guapa con el pelo más largo, con tacones o con vestidos. En varias ocasiones, no me han permitido entrar en discotecas de la zona alta de la ciudad por no cumplir con sus estándares estéticos. Incluso en un trabajo anterior llegaron a decirme que tenía que disimular el lado rapado de mi cabeza y cambiar mi riñonera por un bolso. Todo esto son ejemplos de discriminación.

Sora (nombre ficticio), trabajadore en Casa Batlló

En mi entorno de amigos, [demisexualidad] es un término que puedo mencionar sin ningún tipo de problema, pero sé que no puedo compartirlo fuera de esa burbuja porque siento que voy a ser invalidada de nuevo, como cuando le dije a mi madre que no solo me podían gustar los hombres. Lo máximo que siento que puedo compartir es el hecho de decir que soy bisexual, lo cual no es del todo cierto, y aún así me encuentro que a menudo la bisexualidad no es solo invalidada como pasó en mi familia, sino que hay una visión negativa a nivel general.

Emma, trabajadora en Casa Batlló

Iba por la calle, un chico pasó por mi lado y gritó ‘¡Travesti!’. Las pocas personas que había se giraron desconcertadas. Yo seguí andando sin inmutarme, pensé que si me giraba le estaría dando la razón a ese chico, de que, por el simple hecho de que yo fuera una chica trans, podía gritarme usando ese término de forma despectiva. Y, de alguna manera, eso agitó y despertó a mi disforia, la cual luchaba cada día por mantener callada, y que hacía que analizara cada parte de mi apariencia física.

Quim, trabajador en Casa Batlló

Dejé de llevar los pins en mi mochila con las banderas del orgullo porque en varias ocasiones me hicieron comentarios negativos y me insultaron, y esto hizo que me dejara de sentir seguro. Os contaré la situación concreta que me hizo decidir quitar los pins de mi mochila: un señor me siguió insultándome cuando me cambié de vagón tres veces y tuve que pedirle a unos amigos que me vinieran a recoger a la estación porque era de noche y no me atrevía a volver a casa solo.

C. Specialisterne Italia

Durante mi experiencia universitaria, tanto en clases como en prácticas, sufrí discriminación por mi identidad de género. Gracias a Specialisterne, fui colocado en un entorno laboral amigable con la comunidad LGBT+ y, aunque mis documentos ahora están rectificados, he decidido hacer mi «coming out» y hablar abiertamente sobre mí.